Yo era un ser feliz que jamás se había enamorado, era un ser feliz que nunca había sufrido por amor, que nunca había sufrido un "No te quiero más", y estaba buenísimo.. La impunidad, el poder..

Traducilo

lunes, 28 de noviembre de 2011

Carpe Diem (la historia de mi vida)

En realidad no tenía programado escribir nada, mi cerebro anda en modo hibernación (por si no lo notaste en entradas anteriores te lo hago saber) pero hablando con mi hermana me vino un flechazo de lo que podría ser uan entrada de esas tipo confesiones al dos por uno. (ya que ultimamente confieso mucho, lo digamos todo de una buena vez) Soy muy perfeccionista. En materia de asignaturas, de conocimientos algo que me da bronca conmigo misma es equivocarme, o delegar funciones y que las hagan mal. Como por ejemplo el trabajo final de trabajo social, un proyecto socio-comunitario, en este mismo momento me estoy pateando sola por haberle pedido a las otras chicas que pongan imágenes en la carpeta, NO LO HICIERON, nos preguntaron porque, encima yo no estaba porque decidí que era muy al pedo quedarme en el colegio después del examen de matemática y me volví a casa.
 Antes pensaba que eso de querer lograr la perfección era normal, pero a mi me sobrepasa. Tanto que soñé que me entregaban las notas y tenia un 1 en trabajo social... (podés matarme) ahora mismo mi hermana se fue a sacar unas fotos para el proyecto que pienso hacer que ellas impriman porque yo medios no tengo.
 Platón decía que la felicidad  radicaba en la búsqueda de la perfección, pero nunca ibas a llegar a la perfección hasta el mundo hipersensible (léase como caer muerto) que conseguías la perfección por medio de cuatro virtudes cardinales (fortaleza, templanza, tolerancia, paciencia) las cuales suelo dudar que poseo. También argumentaba que sexo, drogas, rock and roll no te llevaban a la felicidad porque eran bienes pasajeros, entonces que me queda?
 Bueno señores Platón no fue hecho para mi, no podríamos haber sido amigos, lo hubiera mandado a la mierda.
 Esta actitud perfeccionista me llevará a asistir al colegio el día jueves y quizás viernes cuando yo dí por finalizada mi estancia en ese lugar el día viernes a las 9 am.

 Tampoco me sirve la frase del poeta romano Horacio: Carpe diem quam minimum credula postero. (·aprovecha el día y no confíes en el mañana) a mi los nervios porque todo me salga perfectamente bien no me dejan disfrutar nada.

ASi que chicos CARPE DIEM no sean tan nabos como yo.

6 comentarios:

Sof dijo...

platón la tiene adentro, es mi humilde opinión

Federico M. dijo...

Yo no aprovecho nada tampoco, me siento un nabo. También.

Besitos!

Ari dijo...

te entiendo! me pasa exactamente lo mismo y es una carga necesitar que todo salgabien todo el tiempo. No podemos dejarnos de joder y listo? así nos vamos a sentir mejor, pero no... tenemos que ser así. Me gustó lo de Platón (yo tampoco tengo ninguna de esas cuatro cosas), mandémoslo juntas a la mierda.
Un beso coraline!

N dijo...

Me pasa IGUAL.
Y sí, llega un momento en donde esto sobrepasa el límite de bienestar porque estamos pendientes del accionar de los demás y a la vez, los otros suelen descansar en nosotros haciéndolo algo más pesado.
Vendría bien un Ooom general y que todo quede donde tenga que quedar... ahora bien, ¿ Cómo se lo hacemos entender a la señora responsabilidad que nos lleva de acá para allá?

Besos muchacha.
PD: Soy Nerea, sólo que ahora cambié de blog :)

Fucking Princess dijo...

Si abre visto a Platon y su teoría del perfeccionismo ¬¬ kjsdhfjshfjkdsf
Creo que las personas que llegan a la perfección no están satisfecha del todo, en si los seres humanos nunca nos satisface nada!
Me encanta esa frase♥Carpe Diem♥ tiene tanto sentido! Aww!
Bueno querida Mel! Espero que nades super bien y te extraña leerte! JAJA Un beso!

~Coraline dijo...

sigo sin enteder como aplicar carpe diem digo no?