Yo era un ser feliz que jamás se había enamorado, era un ser feliz que nunca había sufrido por amor, que nunca había sufrido un "No te quiero más", y estaba buenísimo.. La impunidad, el poder..

Traducilo

martes, 7 de agosto de 2012

La pequeña inquisidora.

Lo trágico es venir soñando lo mismo por tres meses y despertarse llorando y gritando en medio de la noche.
Mas trágico es no acordarte de nada pero que toda la familia esté en el cuarto preguntándote que te pasa, o peor todavía, que ya sea un hecho común y nadie se levante a verte.
Tengo que hablarlo con Olga (mi psicóloga) quien por lo que observe sabe manejarme(?.  Nunca les conté como es Olga, más pequeña que yo, quizás 1,56m. con lentes, cabello largo, lacio y castaño. Tiene una voz peculiar (yo que ella me volvía una locutora famosa), cuando se entusiasma, alza la voz hasta convertirla en una versión de grito que me recuerda a mi ex profesora de literatura que siempre terminaba su monologo gritando. Usa ropa que yo no me pondría nunca, por lo cual siempre terminamos hablando de porque yo no uso colores alegres y llegamos al tema del "autoestima" (de lo cual carezco terriblemente). Siempre tiene un paquetito de praliné en el bolso o el escritorio, cuando piensa mira al techo y cuando quiere que le responda y no lo hago se sienta cómodamente en su silla y me mira fijamente. 
Al final la llegué a querer a esta mujer.

pd: me perdí un tiempo, blogger anda mal y yo no tengo el humor necesario para aguantarle los caprichitos. Al final sigo trabajando con mis compañeros porque la líder anarquista dejo la presidencia (que nadie le dio)

3 comentarios:

SantitAh dijo...

Sos genia, Meel!
Vos podes decir lo que dice Daria... No tengo baja autoestima está baja mi estima por el mundo.

Que andes bien

[Maxwell] dijo...

Siempre hay que tener, paciencia

N. dijo...

Mi psicóloga es en un punto similar. Es petisa, tiene una forma de ser que te transmite alegría, usa anteojos, y me habla como si estuviera tratando con el ser más especial del mundo. Se nota que tiene amor por la profesión que lleva adelante y también se refleja en como uno se siente hablando con ella.

Ella cuando omito alguna de sus preguntas intenta buscar la forma de que se lo diga preguntándolo de otra manera, intentando por otro lado. Mujer de paciencia, la verdad.

Espero que las pesadillas mejoren Mel, quizás hablándolo con Olga les encuentres un sentido y puedan empezar a pasar de largo.

Abrazo grande!