Yo era un ser feliz que jamás se había enamorado, era un ser feliz que nunca había sufrido por amor, que nunca había sufrido un "No te quiero más", y estaba buenísimo.. La impunidad, el poder..

Traducilo

miércoles, 3 de febrero de 2016

Crónicas de otro tatuaje

Enero (PUSE ENERO) mentira, es febrero ya. Todavía tengo problemas acostumbrándome a la fecha. Una semana exacta para mi cumpleaños (y si  no lo recuerdan mis drugos, odio mi cumpleaños)
El mini viaje que hice con mis amigas en el cual termine llegando a la casa a las siete y media de la mañana con los zapatos rotos en la mano se los cuento otro día. Por ahora, una cosita más nueva... ME HICE OTRO TATUAJE. Se acuerdan como odiaba primero los tatuajes (porque quedas como Moria Casán con la piel colgando y quedan feos) y después me hice uno? si no se acuerdan de ese la anécdota esta aquí (pincha el aquí no seas garca). Igual, esta medio incompleta: me faltó la parte donde el tatuaje salía 100 pe y yo no tenía y lo convencí al tatuador de que me cobre menos y mi hermana gritando por la calle (levantandome el brazo triunfalmente) ESTA TATUADA! LA CHICA SE TATUO!. Y me falto la cara de espanto del tatuador de tener que hablar con mi vieja porque la nena menor de edad no le dijo que era menor de edad sino que lo descubrió solito. Que cosas che.
Bueno, a este pequeño, lo estuve pensando un tiempo, no como al anterior como se nota. Mi viejo sabía lo que estaba haciendo, había sacado turno en un local confiable.
Llego ese día, con un librito en la mano, el famoso librito tenía la firma de mi vieja de "mamá" que era exactamente lo que me iba a tatuar. Hablo con la minita de recepción, me hace llenar la famosa fichita, le digo que no se ría de mi nombre y me manda a que me siente. Me enchufo los auriculares, y lo miro fijo al pibe sentado en frente mío que estaba más bueno que tomarse un helado en invierno. Lo dejo de mirar. Lo miro de nuevo. Me mira. No me mira. Me hago la boluda porque de seguro estoy roja. Siento GRITOS VINIENDO DE ARRIBA. Pero gritos posta eh. Me hago la boluda que no oí nada. Me llama un pibe todo tatuado, me dice que suba. Subo. Se disculpa porque había visto una cucaracha Y EL ESTABA GRITANDO COMO NENA. Me cuenta que no le gustan las cucarachas, que los compañeros de trabajo siempre le hacen bromas. Pasa uno de los otros tatuadores y se le ríe en la cara. Me pongo nerviosa. Me dice que él se pone nervioso antes de tatuar, cuando esta preparando las cosas. Me parece lindo. Tiene una sonrisa linda. Me pongo boluda de nuevo. Seguimos hablando de cucarachas y arañas. Me hace que me levante y me suba la remera así me pone la plantilla. Se rie porque soy muy blanca y me dice que el tatuaje va a quedar genial. Le sonrío. Me sonríe. Seguimos charlando. Me pregunta por mi mamá y me cuenta de un chico que fue a tatuarse y estaba en quimio por lo que no pudo. Me acuesto en la silla y me acuerdo de la escena de Titanic de "Jack pintame como a tus chicas francesas". Me pongo roja. De seguro lo notó porque me sigue charlando. Me empieza a tatuar. Duele un poco más que la primera vez porque es en las costillas. Me sigue diciendo que la tinta va a quedar genial con mi piel blanca. Tengo el pensamiento muy conciente de "me esta tocando debajo de la bubi" y me río porque cinco años siempre. Tiene una figura de acción de Capitán América y le digo que esta buenisima. Me quiero casar. Me dice que la ex le regaló sabiendo que en realidad no le gusta mucho ese tipo. Me cuenta que odia Iron man. Lo amo más porque yo también. Le digo eso. Nos reímos del pelotudo de Iron man. Me sigue tatuando. Noto que la aguja pasa lento porque lo esta haciendo con tanto cuidado que me da ternura, es como si acariciaran la letra de mi mamá. Quiero llorar porque estoy feliz y triste a la vez. Termina. Sonríe y me dice que se quedó pensando en la bendita cucaracha. Me hace levantar para que me mire al espejo. Me pregunta como tres veces si me gusta así. Le digo que si. Me pone crema y me venda. Me dice que parece que me dieron un balazo la cantidad de vendas que me pone para que no me roce y me duela. Se ríe. Me río. Le doy las gracias y me dice que no es necesario. Me dice que vuelva en una semana para verlo si se cicatrizo bien. Le sonrío. Me sonríe. Y me voy.

3 comentarios:

SantitAh dijo...

Hola berenjena!
Amo amo amo amo amo amo amo tus tatuajes.
Ya me había enamorado del anterior, de la idea y de lo lindo y simple que es. Y ahora venís con éste y me dan ganas de abrazarte fuerte. Es precioso y te queda genial. Esa es la letra de tu vieja posta? Es hermosa!!!
Yo algún día me quiero hacer uno en el brazo con una idea parecida al que tenés vos. Pero en inglés, un pedazo de una canción.
Re piola y freaky el tatuador. Después me chusmeas qué onda cuando vuelvas a que te vea el tatuaje.

Te adoro, berenjena querida.

Hiperbólica dijo...

perdón con lo de me está tocando debajo de la bubi me acordé de https://www.youtube.com/watch?v=7KiSAIjHF3k

me hiciste reir. venías "ay, qué verguenza, ay me puse colorada ay" y de repente ME QUIERO CASAR jjajaja
será cuestión de ir a tatuarte más seguido, guiño guiño
mandale un beso de tus lectores cuando vayas a ver si cicatrizó bien!

abrazooooo mujer, te chiflo cuando termine de escribir la segunda parte ♥

Mel R dijo...

Volvi y me atendo otro lechuga. :( pero esta re bien mi bebe
Te adoro